Últimamente, se ha puesto de moda esto de regalar experiencias: de gastronomía, multiaventura, relax… vienen en unas cajitas sencillas y contienen una guía de los lugares donde se puede canjear la experiencia. El problema surge cuando decides adquirir directamente la experiencia para regalar, haces una compra por internet y lo único que obtienes es un email con la información de la compra.
Y claro, regalar un correo impreso, por muy interesante que sea la experiencia, resulta poco atractivo para el que lo recibe (ya os comenté que los regalos hablan de nosotros, cuando aún no se han abierto).
Hoy os muestro una forma diferente de regalar experiencias…

 Una cartulina bonita doblada por la mitad…

… unos motivos en 3D…

… y un señor sello, para que llegue a su destino 😉 …

´
¿Qué os parece el resultado? ¿Os gustan este tipo de regalos o creéis que es demasiado personal?

¡¡Besos y abrazos!!

Un comentario de “Envolviendo un viaje: ¿dónde pongo el lazo?

Deja un comentario