Hace unas semanas, recibimos en casa una llamada que nos cambiaría la vida, bueno, tampoco la vida jajajaa pero sí nos ayudaría a superar algunos límites, que sin darnos cuenta nos ponemos cuando tenemos hijos.

Tener hijos tiene muchas cosas positivas, pero a veces, las rutinas tan buenas y necesarias para ellos, te hacen perder de vista algunas cosas buenas que tiene la vida como por ejemplo viajar.
Nos llamaron unos amigos para proponernos un viaje a Croacia en verano. Sin pensarlo dos veces, dijimos que sí, y acto seguido me eché a temblar, los aviones, el carrito, el idioma… Superado ese pánico inicial y organizadas las cuestiones principales, billetes, alojamiento… he empezado a disfrutar de los preparativos. Y que mejor motivación que un álbum de recuerdos del viaje…

Fotos: SGC
Estoy deseando llenarlo de fotos y recuerdos. Ya nos queda menos chicos!!
Besos y abrazos!

2 comentarios de “De repente, un viaje inesperado

Deja un comentario