Buenos días a todos! Estoy feliz porque por fin, después de varios fines de semana sin parar de trabajo, comidas, gripes y mal tiempo, llegó el día en el que pudimos disfrutar de un buen paseo, con picnic incluido.

Tuvimos que analizar el tiempo en todas las zonas de Madrid, para evitar las lluvias anunciadas, y lo logramos en el Castañar del Tiemblo, un paraje colapsado en otoño, pero con una primavera sin nada que envidiar.

Árboles que parecen querer tocar el cielo, con hojas de un vibrante verde, raíces al descubierto, un riachuelo acompañando el camino… Y al final El Abuelo, un castaño de más de 500 años… Impresionante.

No es para empezar el lunes con una enorme sonrisa? 
Feliz semana!!

Deja un comentario