Navegando por las redes ( que romántico suena esto de navegar para lo que es en realidad), encontré a alguien que se definía como una adicta de la combinación oro y blanco, y viendo sus fotos de Instagram me di cuenta de que a mi no me gusta, me encanta!

La pureza del blanco con la elegancia del dorado, confieren al objeto donde se aplican un estilo personal y limpio…
Muebles, textiles, accesorios… Cualquier material, cualquier estancia de la casa es susceptible de aplicar esta combinación sin miedo a equivocarse. Desde un cuarto infantil, hasta el baño…

Qué os parece este tándem? Lo aplicaríais en alguna parte de la casa?
Feliz día!!

Deja un comentario