Es curioso el efecto que tienen las nubes sobre mi, y no me refiero a las que descargan granizadas de escándalo como la que me pilló la semana pasada (creí que moría, jajajaa) sino a las nubes en los objetos de decoración, papeles, cojines, cuadros… Me hipnotizan!

El otro día encontré este precioso papel en una tienda, Sostrenegrene, a la que un día dedicaré un artículo porque tiene unas cosas preciosas. Una caja y un poco de pintura, completaron los imprescindibles para hacer esta cajita…

Qué os parece? Os gustan las nubes tanto como a mi?
Besos y abrazos!!

Deja un comentario