Hace unos días hicimos una excursión en familia. Después del estrés de la vuelta al cole, ajustar horarios y coger ritmo, tenía ganas de empaparme del otoño, la naturaleza y de paso conocer algún rincón de nuevo. Todo ello lo encontramos en Pedraza.

Es un pueblo de Segovia, conocido por su particular forma de celebrar la fiesta de san Juan (cita que queda pendiente para el año que viene), llenando las calles de velas. Se encuentra en lo alto de una montaña y está construido íntegramente de piedra. Puertas de madera, ventanas enrejadas adornadas con flores… Con razón ha sido declarado uno de los pueblos más bonitos de España.

Ya en las afueras, encontramos la estampa otoñal que buscaba, árboles cambiando de color, el sonido de sus hojas movidas por el viento… Un placer para los sentidos y un rincón lleno de tesoros para llevar un pedacito del otoño a casa.

Habéis descubierto algún pueblo bonito últimamente?
Feliz fin de semana!!

Fotos: Sara González Carrasco

Deja un comentario