Llega ese temido momento de la fiesta de Navidad infantil, donde el recurso habitual es el traje de Papá Noel del chino, ese de usar y tirar porque sabe Dios de qué estará hecho. Por experiencia os diré que se deshace.
Este año quería hacer algo diferente para mi hijo pequeño, pero tenía que ser rápido y sencillo, el tiempo es oro!! Así, sin pensarlo, se me ocurrió hacer un disfraz de muñeco de nieve, quizá haber visto decenas de veces Frozen y haberme enamorado perdidamente de Olaf, haya influido un poquito 😉

Un metro de fieltro blanco y un poco en color gris fue todo lo que necesité. Unas puntadas aquí y otras allá para mantener el disfraz en su sitio y… listo!!

Qué os parece? Algún disfraz del chino que haya superado la fiesta del cole??
Feliz día!!

Deja un comentario