A veces hay pelusas en mi casa, las miro, me lamento un minuto y luego se me pasa. A veces me hago unas ondas bonitas en el pelo con la plancha y a veces me pinto las uñas. A veces paseo, leo o sigo poniendo fotos en mi Project Life. Es curioso, cuanto más disfruto de la vida, más pelusas hay en mi casa. Yo por si acaso, las dejo ahí, no vaya a ser que tengan algo que ver con mi felicidad.
http://mediasytintas.blogspot.com/2017/04/a-veces-hay-pelusas-en-mi-casa.html

Hago muchas cosas al cabo del día, muchas más al terminar la semana, y alucino cuando echo la vista atrás y veo todo lo que he hecho en un mes. Aún así siempre me quedo con ganas de haber hecho más y trabajo cada día en aumentar mi productividad. Y no es que sea una adicta al trabajo, nada más lejos! Pero sí que tengo una adición: ser feliz. Llámame rara si quieres pero cada vez me gusta más ser feliz, sentirme bien. Me gusta la sensación de tener el control de mi vida, de hacer lo que me da la gana, de rodearme de cosas, personas, momentos que me producen felicidad. 
Me he dado cuenta de que para hacer aquello que me gusta tengo que dejar de hacer cosas que no me gustan, lógico, no? Quito una que no y añado una que sí. Así de simple. Cuando no puedo quitar algo, lo transformo para que sea más apetecible y listo. Esta nueva forma de vivir, a veces choca con mi entorno. Aunque todos queremos ser felices no todos se permiten serlo. Hay quienes se castigan no permitiéndose ni un solo momento al día de cosas que le gustan. Yo creo que a esas personas les faltan pelusas. Como nunca las han visto, sienten pánico solo con pensar en tener una, así que de disfrutar nada de nada. Bueno, disfrutan de todo lo que la vida trae en el camino, pero no buscan la felicidad por iniciativa propia. Dicen que es así como aparecen las pelusas.

Yo tengo dos grandes pelusas debajo del  sofá. A veces me asomo y si las veo más gordas, me río. Me hacen ser más feliz. Me asomo poco porque eso las asusta y me roba tiempo para hacer cosas que me gustan…

http://mediasytintas.blogspot.com/2017/04/a-veces-hay-pelusas-en-mi-casa.html

Y tú, tienes pelusas en tu casa? Si es así, enhorabuena 😉
Feliz fin de semana largo!!
Nos leemos el miércoles!!!

11 comentarios de “A veces hay pelusas en mi casa

  1. Estela dice:

    Sí, tengo pelusas y polvo ¿tú no tienes polvo?. Tengo un fin de semana por delante con amigos y se quedan en casa, a la vuelta los saludaré, je, je. Un post estupendo disfrutona!!

  2. mmiaka dice:

    Me ha hecho mucha gracia tu metáfora de las pelusas… Si hubiera intentado escribir post sobre este tema no lo habría podido hacer mejor 😉 Yo también me estoy permitiendo ser feliz y hacer lo que me gusta y por suerte o por desgracia alimento a mis pelusas. Me niego a dedicarme a limpiar los fines de semana! Así que a disfrutar y que nos quiten lo bailo!

  3. Unknown dice:

    Amo las pelusas!!!! Realmente nos traen felicidad jiji…. yo les digo que ahí se ven bonitas y que disfruten de la estadía, algún día tendrán que dejar ese rincón que tanto les gusta, así como me gusta jajaja.

    Pero si, el otro día le decía a mi madre que tengo mejores cosas que hacer que cazar pelusas XD

Deja un comentario