¡Esto se acaba! Casi 12 meses de camino llevamos andados este 2019 y apuesto a que aún no te has parado a mirar atrás. A hacer balance de todo lo vivido, de lo que hiciste y lo que no, de las decisiones que tomaste y las que aún están pendientes. La cuestión aquí es que, si quieres empezar 2020 con el espíritu abierto a todo lo bueno que está por llegar, antes debes cerrar este capítulo de tu vida.
 
 
Hoy quiero ayudarte a hacer balance. Pero balance de verdad, de los que realmente sirven y dejan buen sabor boca. Porque darle unas vueltas en tu cabeza mientras haces una parada a media mañana, no es hacer balance. Un buen balance debe incluir algún aprendizaje, algún éxito personal y algún propósito para el nuevo año. 
 
 
Para ayudarte en esta tarea te he preparado un documento que puedes imprimir y trabajar sobre él. Es muy completo y te va a servir, no solo para revisar el año que dejas atrás, sino también para decidir cómo quieres que sea el que está por llegar. Te recomiendo que lo tengas siempre a mano, porque a lo largo del 2020 te vendrá bien recordar todo lo que escribas ahora.
 
 
 
POR QUÉ NECESITO HACER BALANCE
 
 
Hacer balance es muy positivo por muchas razones. Vamos a ver algunas:
 
1. Es tiempo para ti: esto es lo principal. Disponer de un par de horas para ti durante estos días es un lujo que no deberías rechazar. Siéntate, crea un ambiente agradable, pide a tu familia que te respete durante ese ratito y disfruta de tu propia compañía. Cuando termines, saldrás absolutamente renovada. ¡Garantizado!
 
2. Te acerca a la mujer que quieres ser: Cuántas veces tomamos decisiones de las que luego nos arrepentimos o dejamos de hacer algo porque no hemos tenido tiempo de pensar en ello. Cuando te sientas a hacer balance, tienes una oportunidad de oro para descubrir qué tipo de persona has sido durante este tiempo, qué es lo que más te gusta y qué es lo que cambiarías para convertirte en la mujer que quieres ser.
 
3. Te permite cerrar capítulo: Aquello con lo que no estás satisfecha y no te paras a resolver, te persigue toda la vida. Seguro que alguna vez te ha pasado: te ocurre algo que te está haciendo sentir mal y cuando lo comentas con una amiga durante un rato, parece que el malestar se diluye poco a poco y deja de parecerte tan tremendo. Hacer balance tiene el mismo efecto. Suelta todo lo que te pesa y deja espacio en tu mente para todo lo bueno que te traerá el 2020. 
 
4. Aprendes de los errores: echar la vista atrás te permite aprender de los errores, detectar áreas de mejora y corregir aquello que no te gusta. Quizá descubras que tienes poco tiempo para ti porque ha fallado la organización, que no has podido disfrutar más por culpa del estrés o que no sabes decir que no a ciertos planes aunque no te interesen. Toma nota y decide qué harás para corregirlo.
 
 
 
 
POR QUÉ PLANTEAR OBJETIVOS PARA EL NUEVO AÑO
 
 
Si hacer balance es ventajoso como hemos visto, plantearse objetivos para el año que está por llegar, también. 
 
 
1. Te da tranquilidad: saber hacia dónde te diriges antes de empezar el camino, da una tranquilidad increíble y muy valiosa. Vivimos en un estado de tensión casi permanente con los trabajos, las prisas del día a día… No sumes tensiones innecesarias y aprovecha para dar un sentido a tu vida, persiguiendo algo que tú misma hayas elegido.
 
2. Te hace dueña de tu tiempo: elegir, esa es la clave. Sentir que eres tú quien decide a qué va a dedicar su tiempo, no tiene precio. Porque te subirá la autoestima, te ayudará a poner el foco en lo que realmente es importante para ti y hará sentir capaz de lograr todo lo que te propongas, porque tú lo has elegido.
 
3. Da sentido a tu día a día: a veces el año se hace largo, el día a día se convierte en una espiral de tareas por hacer y falta de tiempo que parece no tener fin. Tener objetivos te ayuda a tomar perspectiva, dar sentido a lo que haces y, en consecuencia, vivir el día a día con optimismo.
 
4. Cambia cuando quieras: cuando eliges tus metas, sabes que puedes cambiarlas cuando quieras. Quizá porque ya las has alcanzado o porque tus prioridades cambian. Sea como sea, cuando eliges tus objetivos a principios de año, te envías un mensaje a «tu yo» del futuro: puedo elegir mis metas cuando quiera y como quiera.
 
 
Dicho todo esto, estoy más que convencida de que estarás deseando hacer tu balance, así que pincha aquí y descarga el documento de forma gratuita para empezar ya mismo 😉
 
 
 
https://mediasytintas.blogspot.com/2019/12/por-que-debes-hacer-balance-antes-2020.html
 
 
 
 
Ahora sí, con el balance hecho y las nuevas metas para el 2020, me despido de ti. Gracias por haberme acompañado durante todo el año, y ¡espero tenerte al otro lado en enero! Ya te adelanto que el blog vendrá cargado de ideas e inspiración para que diseñes la vida «de tu vida».
 
Si no quieres perderte nada y ser la primera en enterarte de mi regreso, puedes apuntarte a mi newsletter pinchando aquí.
 
 
¡Un abrazo enorme!
 
¡¡y feliz entrada en el 2020!!
 
 
 
 
 

Deja un comentario