¡Hoy llega el otoño! estrenamos estación y con ella, estrenamos también un nuevo comienzo, una nueva etapa de esta vida que nos ha tocado vivir. Pero lejos de venirnos abajo por la melancolía de un verano que termina, hoy quiero invitarte a vivir el otoño con todos tus sentidos porque, amiga mía, la vida es mucho más que una fecha en el calendario. 

 

La vida es todo. Lo bueno, lo malo y lo regular. Si lo piensas un momento, los mejores momentos de tu vida, esos instantes de felicidad máxima lo son gracias a que son efímeros, pasajeros, puntuales. Son los momentos malos, los regulares, incluso los momentos más insulsos, los que ensalzan y engrandecen los momentos buenos. Son los que te ayudan a comprender que aquello hay que disfrutarlo cuando llega porque viene y va. 

 

El otoño es una etapa de mirar hacia adentro, de reconectar contigo, con tus raíces, tu esencia. Pero también es un buen momento para explorar, descubrir y estimular tus sentidos. Es tiempo de desprenderse de todo aquello que te limita o te frena, y dejar espacio a todo lo nuevo que te ayudará a florecer en primavera. Al igual que los árboles se desprenden de sus hojas secas, hoy es un buen momento para soltar las tuyas y prepararte para crear tu mejor versión 😉

 

Hoy te traigo algunas actividades que te ayudarán en ambos procesos y, sobretodo, serán un regalo de tiempo extra para ti:

 

1. Pasear: Las personas que más en contacto están con la naturaleza son más felices, viven más en paz consigo mismas y se sienten más realizadas. La naturaleza te ayuda a conectar con tus raíces, con tu origen. Respirar el aire puro te ayuda a oxigenar el cerebro, relajar tu cuerpo y tu mente y pensar con mayor claridad. Los sonidos del campo te ayudan a mantenerte en el presente, una especie de meditación espontánea que te ayuda a olvida todo tipo de pensamiento para centrarte en el aquí y ahora. Observar todo lo que te rodea en un bosque, tan espectacular con tan poco, te ayuda a valorar la sencillez y desprenderte de lo superfluo.

 

2. Escribir: pensamientos, acontecimientos de los últimos días, reflexiones sin más… escribir es una de las mejores terapias que existen para liberarse de las preocupaciones. Casi sin darte cuenta, estarás ordenando el caos de tu cabeza para poder plasmarlo en papel y te resultará más sencillo resolver tus conflictos internos, identificar tus emociones o incluso ver el lado bueno de las cosas. Escribir es la mejor forma de comunicarte contigo y descubrir tus sueños y deseos. Saber cómo sientes y qué necesitas en cada momento. Escribir es la mejor manera de tener un tiempo de calidad extraordinario para ti.

 

3. Crear: hacer algo con tus manos, tocar, sentir. Cuando creas estás dejando salir ideas, emociones, sentimientos, a veces imposibles de expresar de otra forma. Crear es comunicar y para muchas personas, la creación es casi la única forma de hacerlo. Cocinar, pintar, tejer, incluso jugar, son diferentes formas de crear que te permiten sacar lo que llevas dentro, descubrir habilidades ocultas y despertar nuevos intereses. Las personas que crean, tienen más facilidad para probar cosas nuevas, viven las dificultades como retos a superar y no como problemas paralizantes y están abiertas al cambio y la transformación, lo ven como algo positivo.

 

4. Planificar: ¡si! El otoño anuncia la llegada del último trimestre del año, un año que, sin duda, será muy distinto. Estos días son perfectos para organizar tus últimos proyectos, incorporar algún buen hábito y prepararse para unas navidades diferentes. Quizá toque tomar las uvas por videollamada y enviar los regalos por correo… ahora que tienes tiempo, es el momento de pensar en todo esto, sin los agobios propios de las fiestas. Ahora es el momento de Preparar tu plan b. 

 

5. Meditar: este último nunca lo he tenido especialmente presente hasta este año. El COVID ha cambiado tanto nuestra forma de vivir y relacionarnos, que me parece un aliado indispensable para encontrar calma cuando todo parece formar parte de una terrible pesadilla. Es una forma muy sencilla de encontrar paz, de reconectar contigo, de encontrar motivos para seguir adelante, de sentirte agradecida a pesar de todo.

 

Además de estas ideas, a continuación te dejo algunos recursos que te pueden interesar:

 

¿Qué te ha parecido el post de hoy? Más completo, ¡imposible! Si te ha gustado, no dejes de compartirlo. Podemos llenar de inspiración a otras muchas mujeres 😉

 

Un abrazo,

Sara

 

 

POST RELACIONADOS

 

2 comentarios de “Otoño: cómo aprovechar sus beneficios

Deja un comentario