Apenas quedan unos días para San Valentín y, tal y como están las cosas, salir no debería ser una opción. Por eso hoy quiero traerte varios planes y actividades que puedes hacer para disfrutar de un San Valentín en casa, por todo lo alto!! 

Es una fecha que se ha ido transformando a lo largo de los años. Empezó siendo el día de los enamorados, dejando fuera a todo aquel que no cumpliera con el patrón hombre-mujer en pareja. Poco a poco fue dejando paso a todo tipo de declaraciones de amor entre personas, sin tener en cuenta su género o edad. Y a día de hoy donde se defiende el amor hacia una misma sobre todas las cosas. 

De hecho, sobre amor propio ya hemos hablado aquí varias veces. Porque una cosa es quererte y otra hacer como que te quieres. Tener detalles contigo, regalarte flores o dedicarte tiempo, es solo el resultado de un proceso más extenso y previo que debe ocurrir en ti. Averiguar si te quieres bien es clave para trabajar en ese amor propio auténtico. Saber si cubres todas las áreas de tu vida, si cultivas tu interior y tienes espacios para sacar todo lo que llevas dentro…  Muchas veces, esa falta de amor hacia ti misma, tiene su origen en los mensajes que te das en tu día a día, en las cosas que te dices y te crees sin dudar. Te lo contaba la semana pasada en este post. 

 

Para mi el amor es la mayor expresión de respeto que podemos ofrecer a las personas que nos rodean y a nosotras mismas, sin que la primera excluya a la segunda y viceversa. Por eso hoy te traigo varios planes que te permitirán celebrar el amor en todas sus variantes sin moverte de casa:

 

1. Foodstories: me crucé con esta web hace unos días y me pareció una idea súper original. Te permite comprar el menú que más te guste y en pocos días, recibes en casa todos los ingredientes que necesitas para preparar unos platos de restaurante. Me parece una idea genial para disfrutar de una cena especial en casa. Puedes ver su web aquí.

 
 
 
 
2. Sesión de masajes: con cremas, con objetos que encuentres por casa como una pelota… ¡imaginación al poder! estamos faltos de contacto y ahora más que nunca necesitamos las caricias y abrazos de las personas que más queremos. No encuentro mejor manera de dar y recibir ese calorcito que tanto nos falta que hacerlo a través de un masaje. ¡Perfecto para hacer incluso con los niños! 
 

3. Cartas de amor: si no puedes ir a casa de tu madre a decirla lo mucho que la quieres, ¿por qué no escribirla una auténtica carta de amor? Y quien dice tu madre, dice tu mejor amiga, tu hermana o ¡tu vecina! Sería un detallazo y desde luego un recuerdo precioso de uno de los momentos más tristes de nuestra historia reciente. 

 

4. Fiesta con música y picoteo: prepara un picoteo curioso y diferente, decora tu casa de alguna temática o con una simple guirnalda para contagiar ese espíritu festivo, ponte guapa y elige una buena música de fondo para echarse un baile si surge. Será como volver a salir pero sin moverte de tu salón 😉

 

5. Desayuno para dos en la cama: ¿por qué no? hazte con una buena bandeja, prepara zumo, tortitas, café, unas frutas cortadas en daditos… lo que te apetezca. Coloca un pequeño jarrón con alguna flor y disfruta de esa tensa (por la cosa de que pueda caerse algo a la cama jajajaa)  pero deliciosa sensación de desayunar en la cama.

 
 

6. Maratón de cine: no recuerdo la última vez que fui al cine, pero sí que recuerdo la emoción cuando se apagaban todas las luces y se hacía el silencio al comenzar, sujetar un bol enorme de palomitas sin tocar esperando a que empezara la peli para que durara hasta el final, acomodarme en esos mullidos sillones de cine… Así que recrear una sesión de cine de casa, con unas butacas improvisadas hechas a base de muchos cojines, algunas chuches o palomitas en un gran bol y luces apagadas, me parece un planazo para San Valentín o cualquier otro día del año 

 

7. Vino virtual: ¡que no se pierda el contacto! con ordenador mejor que mejor, así tienes las manos libres para tomarte un vino y un picoteo mientras disfrutas de una buena conversación con amigos o familia. Te arreglas un poco, preparas un buen aperitivo y a ¡disfrutar de una buena charla!

 
 

¿Qué te parecen estas ideas? ¿Qué otras se te ocurren a ti? Cuéntamelo en comentarios y llenemos este post de ideas para celebrar. Porque ahora más que nunca necesitamos disfrutar de los pequeños placeres que nos brinda el día a día. ¿No crees?

 

Un abrazo,

Sara

Deja un comentario